“ASQUEROSAMENTE SANO”, la novela

selfie 199Entro en el ascensor y me miro en el espejo. ¿A quién se le ocurrió la gran idea de poner espejos en los ascensores? A un narcisista, eso te lo digo gratis. Es tan deprimente el rollito espejo, a no ser que seas un chulazo de calendario, un Aznar, gente así… Voy a mirarme los abdominales cuando entra un tipo justo en el último momento, qué oportuno.

El tipo lleva un libro en la mano y se pone a leerlo en cuanto se cierran las puertas del ascensor. Debe de estar preparando un examen para ese Máster en Gilipollez al que se apuntó porque su mujer quiere que progrese en la vida, comprarse un apartamento en la costa como su cuñada, vestirse en Brioni por el puro placer de pagar más, conducir un deportivo como cualquier camello de extrarradio, salir en el google en la primera búsqueda, joder… 

Convencido de que el patán está memorizando alguna estupidez, y simplemente con ánimo de molestar, le pregunto de qué va la cosa:

–¿Qué? ¿Aprovechando el último minuto antes del examen? ¿Ya no se estila lo de las chuletas?

–¿Examen? ¿Qué examen?

–Oye, no quiero que pierdas la concentración, a lo mejor estabas memorizando la raíz cuadrada de 25. Duro con ello– levanto el pulgar para insuflarle un poco de ánimo– lo tienes en el bote. 

–¿Qué examen ni que niño muerto? Soy abogado.

–Oh, my God! Abogado… ¿En serio? Impresionante– pongo los ojos en blanco y hasta finjo una lipotimia –¿Y qué estás leyendo con tanto interés, el “Código Civil”, el catálogo de El Corte Inglés?

El tipo cabecea, su cuello bovino chirriando por el esfuerzo pues tiene una cabeza de tamaño considerable. 

–Es una novela.

–Histórica, supongo…

–Pues no.

Y ahora sí que estoy alucinando de verdad. Una novela no-histórica, nada menos, in Spain!

–Pero eso no es… ¿ilegal? Una novela no histórica publicada en este país es como… no sé… ¿que los norteamericanos no se echen la mano al pecho y se pongan a derramar lágrimas en cuanto suenan los primeros acordes del himno nacional? Me he quedado sin palabras. ¿Y de qué va?

–De un joven que a los veintidós años tiene un cruce de cables y se hace vegetariano, corredor de fondo, estudiante de filosofía y célibe, cuando estaba en la flor de la vida.  Y el tipo era un mujeriego de la hostia. En fin, una epifanía. 

–Una epifanía… ¿Y ya está? 

–El tipo se pega más de veinte años sin echar un polvo, sufre un accidente de tráfico y experimenta otra epifanía.

–Joder, para que la gente no crea luego en los Reyes Magos…–vale, no puedo evitar hacer un chiste.

–El tío está hecho un neurótico de manual, lleno de fobias, atiborrado de lecturas, escuálido, tímido como un ratón, un marginal, un pobre diablo, un paria social.Y de repente quiere volver al  mundo de las relaciones, conocer mujeres. Flipante.

–Qué argumento tan rebuscado, ¿no? 

–Pero lo mejor viene ahora: está basado en una historia real. Después de tres años intentando superar sus fobias devorando libros de autoayuda como si fuese Don Quijote leyendo libros de caballerías, el tipo se mete en internet y se crea un perfil en varias páginas de contactos. 

–¿Y triunfa?–  cómo no preguntarlo, me tiene embelesado.

–Oye… ¿Por qué no te compras la novela?– Pero ya hemos llegado a su piso. Es entonces cuando me muestra la portada. Le cojo el libro, lo abro por la primera página, saco mi pluma de juguete y le firmo una dedicatoria: “A Tontoelculo, un fisonomista nato, con cariño”. Y se lo entrego con una sonrisa.

–Deberías mirar la solapa. Hay una foto del autor– le aconsejo mientras sale del ascensor. Pero el muy ególatra ni siquiera lee lo que le he puesto, está demasiado ocupado en hablar de sí mismo para haberse dado cuenta de que tiene al autor de esa joya de la literatura delante de sus narices. Es entonces cuando me dice que además de abogado es productor cinematográfico y que está pensando muy seriamente en comprar los derechos para una adaptación al cine. Y un segundo después… se cierran las puertas del ascensor.

 

Jorge Romera

23 de noviembre de 2014

http://www.queimadaediciones.es/cat%C3%A1logo/colecci%C3%B3n-la-casa-roja/asquerosamente-sano

http://www.viruslibreria.net/

PORTADA LIBRO

Anuncios

47 pensamientos en ““ASQUEROSAMENTE SANO”, la novela

  1. Joder! y tanto que era una novela Histórica ,a lo mejor el protagonista de tu relato no reconoció al autor debido a la ausencia del beta-caroteno en su piel (“Nunca se está tan vivo como al borde de la muerte”) Eres un crack .

  2. He de decir que soy de las pocas que ha leído esta novela y puedo recomendarla (cosa que haré en breve en mi blog) absolútamente convencida de que os va a encantar. Mis impresiones tendrán que esperar a ser plasmadas en Analogías, pero mientas, en serio, id pidiendo la novela y regaladla para estas navidades porque es puro sarcasmo.

    Ha costado, sí, pero ha merecido la pierna.

  3. Bueno Jorge,
    Lo primero enhorabuena por el relato como siempre tan imaginativo.
    Me ha hecho gracia porque me ha recordado a que mi hija pequeña y yo siempre nos fotografiamos mirandonos en el espejo del ascensor y en mi cumple me regaló un albúm con todas las fotos comentadas. El mejor regalo que he tenido en mi vida.
    Lo segundo es que supongo que éste será el libro que tanto esperábamos todos y ya me he dado prisa en adquirirlo antes de que se agote la primera edición. Lo publicitaré todo lo que pueda y te deseo suerte. Seguro que habrá un antes y un después.

    Un abrazo
    Pepe

    • En lo tocante a reflejos en el espejo y autorretratos, hay fotos y fotos. Y con una hija como compañera de encuadre, la cosa es muy distinta. Y la tuya fue muy original con ese regalo.
      Gracias por apresurarte a comprar mi novela, y por lo bien que, seguro, hablarás de ella.
      Un abrazo, Pepe.

  4. Te lo dije vía Twitter, Wasap, y FB, pero lo añado en comentarios. Esa entrada que has escrito es alucinante, o sublime. No sé si los dos a la vez. El caso es que no podía ser mejor. ¡Te lo compraré en cuanto pueda!
    Un abrazo y, de nuevo, ¡felicidades!

    • “Sublime” es muy refrescante, pero “alucinante” tampoco está mal, bien frío, con hielo. Puestos a elegir, sin embargo, me quedo con los dos adjetivos, mezclados, no agitados, con una filigrana de limón.
      Un abrazo, David, y gracias!!!

  5. UN LIBRO!!!!! Tuyo??? Imagino que de sangre y tripas ni hablamos verdad? Si lo llego a tener en mis manos y te encuentro en un ascensor me lo firmaras con sangre (solo por darle color eh)
    Un besazo Jorge y mucha suerte con la novela!!!!

    • UN LIBRO!!!! Mío??? Mujer, no iba a promocionar un libro de Belén Esteban…
      La sangre siempre da mucho efecto, aunque yo prefiero la sangría, sobre todo en verano. Si eso, te lo firmo tomándonos una sangría… Ah, que estamos casi en invierno… Pues que sea un té rojo.
      Un beso, Nieves, y muchas gracias.

  6. Jajaja! Tu dedicatoria espero que no trunque tus opciones de oscarización.Un fuerte abrazo Jorge y mi mas sincero deseo de todo el éxito para tu primera publicación.

  7. Felicidades por lo conseguido y por lo que es seguro que conseguirás, Jorge.

    Esperando a recibirla, espero que no tarden, ya tengo ganas de empezarla.

    Besos apretaos.

  8. 10 ¿Ha salido ya en formato digital?
    .
    20 ¿Y ahora?
    .
    30 ¿Y ahora?
    .
    40 GOTO 20
    .
    .
    Pues eso. Que metas caña a tu editor y que se lo curre un poco. Que el tio de la portada me mira raro, y no es cuestión de ir por casa y sentirme observado por un señor desnudo 😛

    Enhorabuena!!!

    • Que no… que el tipo de la portada no te mira raro… es que es así. Incluso podrías llegar a acostumbrarte a esa mirada de la portada si no fuera porque la novela se lee tan rápido…
      ¿Y el formato digital? Ni idea. Voy a tener que preguntar…
      Gracias, Jose.
      ¡Un abrazo!

  9. Pingback: Harina de otro costal | La boticaria desquiciada

  10. Hola Jorge , aunque me escupas a la cara cuando me ves tienes que recordar que me debes el libro firmado……………..me alegro mucho de que por fin tengas lo que siempre has querido………..Airune.

  11. Feliiiz navidad…feliiiz navidaaaddd, feliiiiizzzz navidaaaa, prósperooooo añoooooo y felicidaaaddddd…
    Ahhh que no es aqui???? 😦 😦
    Bueno pues besazo. 😦 😦

  12. Pero buenoooooo!!!…a mi me pasa eso y te aseguro que no me firmas una dedicatoria…le doy al botón de STOP y me firmas el libro entero página por página!!! ..un encuentro en un ascensor con semejante bombón no ocurre a menudo!!! …AVE MARIA PURISIMA!! …Un beso Jorge eres único!!

    • Los ascensores de hoy en día ya no son como los de antes. Casi no se ven botones de Stop. Todo esto forma parte de una confabulación desde las altas esferas de la política y la economía para evitar que los ciudadanos de a pie podamos disfrutar de un breve paréntesis en la carrera de ratas. No hay que ser un experto en semiótica para ver que el mundo está lleno de mensajes subliminales que nos empujan a no parar en ningún momento (eslogan de las patatas fritas Pringles: “cuando haces “pop” ya no hay stop”, por ejemplo…).
      Gracias por tus palabras, Ana 🙂

      • Para que veas la de tiempo que hace que no utilizo un ascensor!!! …siempre escaleras y el coche lo menos posible a no ser que venga mi hija conmigo!! ..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s