Ferrari

Con cincuenta años cumplidos, su encanto comenzó a marchitarse como un ramo de rosas abandonado en mitad del desierto por una novia despechada. Los chulazos de treinta y tantos, de cuerpos anabolizados y abdominales con tabletas de fantasía, habían empujado a Pedro al borde del precipicio de la invisibilidad cibersexual, si no se había estrellado ya en el fondo del abismo.

En la era de internet, el espíritu de los tiempos había cambiado hasta relegar al género masculino al papel de mera comparsa en el cortejo sexual. Los sitios de citas, las páginas de contactos, florecían como amapolas en un campo de trigo antes de la siega estival. Y en esa situación de proporciones globales, las mujeres se habían convertido en las reinas absolutas, diosas indiscutibles y todopoderosas del Valhalla cibersexual. 

Tipos poco agraciados que antaño podrían haber ligado en una discoteca de pueblo con un poco de suerte y mucha labia, se veían ignorados como si fuesen parias, verdaderos intocables de las páginas de contactos. Tras abrirse un perfil en cualquiera de aquellos sitios web, henchido su pecho por la ingenua ilusión del principiante, eran desterrados al limbo de los perdedores en menos tiempo del que tardaban en redactar “cuatro cosas sobre mí”. Con sus cutis cenicientos, sus papadas incipientes, sus bolsas bajo los ojos y sus caretos de pringao, eran carne de psiquiatra o de foros de puteros donde se daban ánimos en un patético quid pro quo, o intercambiaban bienintencionados consejos sobre esta o aquella mercenaria del amor. Corrían tiempos duros para los carrozones sin pasta. 

Desempleado, cincuentón, viviendo con su madre enferma, invisible en la red, Pedro decidió urdir una estrategia ganadora. Acababa de ver “El precio del poder” y aquel dirigible surcando el cielo nocturno de Florida con la célebre frase en letras de neón, The world is yours, reverberó en su retina durante días. El mundo es tuyo. Estudió sus posibilidades y se dijo a sí mismo que había que intentarlo. Invirtió todos sus ahorros en un buen traje, unos zapatos hechos a medida, una camisa que no pareciera comprada en el mercadillo que había los miércoles por la mañana cerca de su casa y un buen corte de pelo. Luego se dirigió al concesionario Ferrari de aquella ruidosa y post-olímpica ciudad y preguntó por el director.

–Estoy buscando trabajo.

–¿Tiene experiencia con la mecánica de estos motores?

–No, pero hablo inglés y trabajaré por la mitad del salario mínimo interprofesional.

Aquella era una oferta que un buen director difícilmente podría rechazar. La mitad del salario mínimo interprofesional. ¿Quién dijo que la esclavitud había sido abolida? Además, la mayoría de sus clientes eran rusos, chinos y árabes, una clientela muy selecta que no hablaba una palabra de castellano y con la que siempre tenía problemas de comunicación.  

En apenas un año se había ganado la confianza del director del concesionario, y con ella las llaves del taller. El mismo día que recibió aquellas llaves se abrió un perfil en bambú, una de las páginas de citas más rabiosamente calientes y populares de la red, y en el espacio destinado a informar sobre su profesión escribió “empresario”. 

Como por arte de magia su caché subió exponencialmente. De la noche a la mañana había pasado de ser un pobre diablo a un soltero de oro. Abreviando: su bandeja de correo se colapsó. Ah, ¿qué fue del romanticismo…? Las citas empezaron a sucederse sin solución de continuidad, una tras otra, como si en la vida no hubiese hecho otra cosa. Y su modus operandi era siempre el mismo: quedar con la belleza de turno en alguna terraza y llegar cinco minutos tarde con el último Ferrari reparado en el taller. El efecto era sencillamente demoledor. Las mujeres se desmayaban como Stendhal tras la contemplación de la Basílica de la Santa Croce en Florencia. Luego iban a cenar a un restaurante caro y él siempre se olvidaba la cartera en la guantera del Ferrari… Y tras una noche de placer -y no solo gastronómico- desaparecía sin dejar rastro. 

Pero aquella cita era diferente. Ella pareció ver en él algo especial, algo que ninguna otra parecía haber visto antes, y con esa sensación en la mente estuvo a punto de acudir a pie. Los hábitos, sin embargo, terminan por convertirse en cadenas de hierro que nos esclavizan, y al final no pudo vencer la tentación de presentarse al volante del último Ferrari, sus 900 caballos rugiendo como dragones de cuento. Ya lo dijo Oscar Wilde, la mejor manera de vencer la tentación es caer en ella. 

Ella estaba soberbia, tan deslumbrante que el Ferrari pasó desapercibido para la concurrencia, eclipsado por aquella belleza sobrenatural. Y en la mesa ella demostró un apetito insaciable que denotaba cierta inclinación por los placeres mundanos. Solo de pensarlo notó un tirón allá abajo, una promesa de lujuria que provocó que su boca se inundara de saliva y la sangre fluyera hacia lugares predecibles de su anatomía. Tras la opípara cena ella se disculpó, se levantó de la mesa y se dirigió al baño. Sí, quizá se había pasado un poco con la langosta. Él sintió la irresistible e inequívoca sensación del placer anticipatorio y se dejó llevar por ella, hipnotizado por el pensamiento de lo que vendría a continuación. El camarero, impecable durante toda la cena, se acercó a la mesa y le entregó una nota:

Ha sido una velada maravillosa y tú eres un hombre tan interesante… Pero odio los Ferrari, me recuerdan demasiado a mi ex-marido, en especial si tienen exactamente la misma matrícula que el suyo…

Pedro miró al camarero y esbozó una sonrisa:

–¿Dónde está la cocina?

 

 

 

Jorge Romera 

22 de enero de 2015

<a href=”http://www.safecreative.org/work/1501223058759-ferrari&#8221; target=”_blank”>

 

Anuncios

23 pensamientos en “Ferrari

  1. Y es que a todo cerdo le llega “Susan Martín”…

    Relato que a día de hoy, podría ser más real de lo que la gente piensa.

    A mí me pasaba con los Megane y al final resulta que me compré uno…

    Soberbio, as usual.

  2. Me encanta, Jorge, de verdad. Me intuía algo respecto a los Ferrari, pero no que fuera ese final. Creí que los tiros irían hacia otro destino.
    ¡Abrazos!

  3. Jaaaa!!!! Que bueno, me ha atrapado desde el principio. Da un poco de pena el pobre pero tenia que pasarle algo así jejejeje Magnifico relato! Un beso infernal 😀

  4. Pobre Pedro, si se hubiese dejado llevar por su intuición los dos habrían acabado en la cocina…y entonces si q fueron felices y comieron…

    • Lo malo de la intuición es que nunca sabemos cuándo va a ser acertada. Si nuestras intuiciones fuesen siempre certeras ya no serían intuiciones, sino premoniciones. Pero sí, en este caso es muy posible que hubiesen comido perdices, o tal vez algo más…
      ¿Por qué esa alusión a la cocina me recuerda a una escena de “El cartero siempre llama dos veces”, con Jessica Lange y el malote de Jack (Nicholson, por supuesto)?

  5. Hola Jorge.Consigues siempre el mismo efecto en mi.Siempre logras embaucarme y leo con ansia de llegar a ese desenlace demoledor que siempre caracteriza tu escritura.Tengo que confesarte que no he comprado aun tu libro. He comenzado a trabajar en Diciembre y no me queda mucho tiempo para mi….No te preocupes, no hay mal que cien años dure jejeje! y el 8 de Febrero vuelvo a estar “de vacaciones” Espero entonces poder disfrutar leyéndote y ya te contaré, seguro, lo contento que me dejó tu, siempre embriagadora, forma de narrar esas ingeniosas aventuras que escribes.Desde luego, tienes un admirador en Asturias (por lo menos) y no es “regalarte el oído” de verdad me encanta leerte y es que eres ingenioso y divertido. Ya me gustaría a mi tener esa “facilidad” de letra jajaja! para poder trasladarte todo lo que disfruto leyendo tus relatos.Bueno amigo.Me alegra mucho que, al fin, hayas podido editar el ansiado libro y prometo hacerme con el mas pronto que tarde.Me haré un selfi para que veas que no miento. Jajaja!Un fuerte abrazo y gracias por tus relatos.Hasta pronto.

    • Hombre, Tino, me alegro de que disfrutes leyendo mis locas ocurrencias. Y también de ese espíritu optimista que te caracteriza. No todo el mundo es capaz de ver como vacaciones esas “vacaciones” de las que me hablas.
      Gracias por tus palabras, que son siempre un empujón. Espero ese selfie con impaciencia.
      Un fuerte abrazo.

  6. Lo bueno que tienes es que desde el principio enganchas, lo más bueno es que encima es todo real, hace años me lo dijo un vendedor de coches de segunda mano, con un ferrari eres el tío más bueno del mundo, lo que es más bueno es que el final sorprende, yo pensaba que el bellezón era un travelo y mira 🙂

    • La vida no sería lo mismo sin sorpresas, pero sería vida. ¡Qué remedio! Con la ficción podemos ser más exigentes, después de todo es algo puramente lúdico. Una de mis películas favoritas es “Sospechosos habituales”, en gran parte debido a su final. Sí, la ficción es como el sexo: si los preliminares son buenos pero el final no lo es, ¿qué sensación nos queda?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s